JOSEF FRITZL (VIENA)

La locura y la maldad humana escogen formas muy peculiares de manifestarse, formas que desafían las buenas costumbres y trasngreden hasta las barreras mas sagradas impuestas por la misma naturaleza humana. En Amstetten una comunidad cercana a Viena, el mal decidió alojarse en la persona de Josef Fritzl un electricista que durante veinticuatro años escondió en el sótano de su casa a su hija Elizabeth Fritzl, en la cual deposito una saña física y psicológica jamás vista, el hombre aparte de que la tuvo encerrada toda su vida, la violo innumerables veces resultando el nacimiento de siete hijos-nietos por así llamarlos, de los cuales solo sobreviven seis, de estos escogió a tres para adoptarlos y criarlos con su esposa Roseé Marie. A los ojos de la comunidad eran unos buenos padres, y el hecho de que según ellos que su hija se hubiera ido con una secta religiosa, les daba un aire de victimas ante los vecinos, ellos criaron a los tres niños con una excelente educación, tuvieron vacaciones, fiestas y amigos como cualquier chico, mientras que los otros chicos vivieron en un cuarto en donde nunca les daba el sol, y en donde su mundo media tres o cuatro pasos en cualquier dirección. Josef Fritzl era según sus vecinos un tipo que se esmeraba mucho en el arreglo de su persona, trataba siempre de estar bronceado y coqueteaba con las mujeres, pero lo que llamaba la admiración de las personas era el jardín que cuidaba con tanto esmero que a veces se quedaba altas horas de la noche arreglándolo, regándolo, podándolo, según el valía la pena, ya después saldría a la luz que el exagerado cuidado que daba al jardín era por que, justo por debajo estaba el cuarto secreto donde mantenía prisioneros a su hija y a sus… pues sus hijos. Ya detenido, sale a la luz una serie de declaraciones sobre el oscuro proceder de Fritzl, como la que hace una prostituta, “ a el le gusta tener relaciones en el calabozo, y a veces me da ordenes como si fuera el un profesor de alguna escuela militarizada”, el calabozo al que hace referencia la mujer es un privado oscuro de un burdel, que es rentado para quien lo solicite, o lo mencionado por el dueño de un motel que dice, “ las prostitutas se quejaban de que el les exigía que simularan como si estuvieran muertas”, esta practica refleja el nivel de desordenes mentales, bastante graves por cierto, que pueden ser reflejo de las atrocidades que pasaban en el sótano de la casa del monstruo. El tipo era asiduo visitante de Tailandia, lugar que es internacionalmente conocido por el turismo sexual infantil, y que se presume que era el principal interés de Fritzl, teoría que se refuerza por el hecho de que siempre viajaba sin su familia. El también era muy inteligente, bueno y quien no lo es si en 24 anos logra engañar a familia y comunidad, pero eso no es todo, el proyecto el sótano, que entre otras cosas tenia un mecanismo que se abriría si el moría. Aunque la suerte lo había favorecido todo este tiempo, el destino le dio un revés el día en que interno a su hijo en un hospital, en estado delicado y al hacerle los estudios de rigor resulto con una rara afectación genética que solo se
Presenta en casos de incesto, razón por la cual la policía comenzó un proceso de investigación que resulto en el descubrimiento del sótano y en consecuencia, de sus hijos.
Pues esta es la historia del monstruo de Amstetten que ya confeso sus crímenes y la muerte e inhumación de uno de sus hijo-nietos, como la ven, saludotes.

1 comentario:

Joncelu dijo...

esto se esta de pelicula y por mas que lo veo no doy credito a tanta atrocidad y engaño